• Ven. Sanathavihari

El budismo como psicoterapia (Parte I)

Actualizado: 23 de feb de 2019

(Adaptado de la transcripción de una charla de Dhamma)

Bhante Punnaji Maha Thera,

Parte I





Actualmente se piensa popularmente que el budismo es una religión que contiene numerosos mitos, tradiciones y prácticas místicas. Si examinamos el budismo original tal como lo enseñó Gautama el Buda, descubriremos que es realmente diferente de este punto de vista popular.


Para aclarar este punto, permítanme llamar la atención del lector sobre la distinción entre el budismo original y las prácticas y creencias budistas modernas. Es importante no confundir el budismo moderno tal como se practica en diferentes culturas y sociedades con lo que fue enseñado y practicado por Gotama el Buda y sus discípulos. Lo que se practica hoy en la mayoría de las culturas budistas, ya sean Theravada o Mahayana, son principalmente rituales y ceremonias asociadas con dogmas tradicionales o visiones del mundo y objetos de veneración. Este tipo de budismo no es diferente de cualquier otra religión con diferentes dogmas, rituales y símbolos de adoración, que sirven a la humanidad solo para reducir temporalmente las ansiedades y preocupaciones de la vida, sobre el aquí y el más allá.


Muy diferente de este budismo moderno es el budismo original, que era una solución práctica al problema básico de la existencia, que es la ansiedad que subyace a todas nuestras preocupaciones, problemas y tribulaciones diarias. Sin entender esta distinción, no es posible examinar este aspecto psicoterapéutico del budismo. Por lo tanto, deseo enfatizar en este punto que cada vez que uso la palabra "budismo", me refiero a ese budismo original y no a ninguna forma de budismo moderno que sea practicado por ninguna cultura hoy en día.


Al hablar del aspecto psicoterapéutico del budismo, he presentado mi posición con demasiada moderación. Preferiría decir que el budismo es enteramente una psicoterapia. Mi vacilación al hacerlo es porque sería una gran conmoción para el devoto budista etnocéntrico. Sin embargo, me gustaría recordarles a los familiarizados con el budismo que el Buda dice, en el Anguttara Nikaya, que una persona puede afirmar que ha estado libre de una enfermedad física incluso durante cien años, pero no es posible. una persona que afirma haber estado libre de enfermedades mentales, incluso por un día, a excepción de un Arahant o un discípulo perfeccionado o un Buda. Todos los eruditos budistas reconocen que el objetivo final del Buda, según el Pali Nikayas, es producir Arahantes. Ser Arahant era la culminación de la práctica budista original. Si el Arahant es la única persona con una salud mental perfecta, el objetivo del Buda era producir personalidades mentalmente sanas. Esto significa que el budismo es una psicoterapia o más bien la última psicoterapia.


En el Pali Nikayas, el Buda fue llamado el "médico y cirujano insuperable" (anuttarobhiSakkosallakatto) y también el "insuperable entrenador de personas" (anuttaropurissadhammasarati). Expresado en un lenguaje moderno, estos términos pueden interpretarse como "el super-psiquiatra" y "el entrenador de súper personalidad".


Examinemos ahora el budismo en relación con los conceptos psicoterapéuticos modernos para averiguar si esta afirmación es verdadera. Cuando examino la historia de la evolución de los conceptos psicoterapéuticos modernos, encuentro que todas las teorías y prácticas modernas se centran alrededor de un problema importante que es comprensible en términos de la hipótesis estructural presentada por Sigmund Freud (en 1923). Casi todos los sistemas terapéuticos modernos podrían describirse en términos de esta hipótesis estructural. Estos diferentes sistemas podrían clasificarse ampliamente en dos grupos, es decir, (a) aquellas terapias que están principalmente relacionadas con el Id y sus expresiones y (b) aquellas que están principalmente relacionadas con el Ego y sus funciones.


Las psicologías Id también se pueden ver como terapias afectivas y psicologías del ego como terapias cognitivas. No es posible analizar en detalle estas diferentes terapias dentro de los límites de esta presentación. Sin embargo, deseo llamar su atención sobre este importante problema psicológico revelado a través de la hipótesis estructural de Freud. La razón por la que llamo su atención sobre estos importantes supuestos del pensamiento psicoterapéutico moderno es facilitar la introducción de los conceptos budistas que subyacen a la técnica terapéutica budista. No podría hacer justicia a este tema dentro de la brevedad de esta presentación. Aunque hay muchos aspectos de la técnica terapéutica del Buda, puedo resumir las enseñanzas del Buda para que conozcas los principios básicos en los que se basa esta psicoterapia budista. No veo mejor manera de presentar estos principios básicos que discutir el contenido del primer sermón del Buda llamado Dhammacakkapavattana Sutta, que aparece en el Samyutta Nikaya y traducido por mí como "La revolución de la rueda de la experiencia".


El primer punto elaborado en el Sutta es que hay dos modos extremos de vida que deben evitarse. Una es la búsqueda del placer sensual que es bi-polarizado como la búsqueda de placer sensual y evitar el dolor sensual (Kamsukallikanuyoga). El otro extremo es el auto agotamiento a través de la abnegación y el ascetismo (Attakilamatanuyoga). Evitando estos dos extremos, el Buda enseña un tercer modo de vida intermedio (MajjimaPatipada) llamado el Sublime Camino Óctuple (AriyaAttangitaMagga). Esta tercera vía intermedia consiste en una conciencia de la realidad y se acompaña de pensar, hablar, actuar y vivir en armonía con ella.


Esta enseñanza del Buda podría entenderse fácilmente en términos de la hipótesis estructural de Freud. La búsqueda del placer sensual no es más que la actividad del Id. El énfasis especial del budismo está en el hecho de que la gratificación del Id, a través de la búsqueda de placeres sensuales, no conduce ni a la salud mental ni a la felicidad. Este concepto no está totalmente en conflicto con el pensamiento freudiano porque Freud reconoció que la madurez emocional se gana mediante la superación del principio de placer por el principio de la realidad. Algunos psicólogos modernos todavía creen que la gratificación del Id de alguna manera es necesaria para la salud mental. Por supuesto, esto no se niega por completo en el budismo, como veremos más adelante.


El auto-agotamiento a través de la negación de uno mismo es nuevamente, obviamente, la actividad del Súper Ego. Según el budismo, estar guiado por completo por el Super Ego no es propicio para la salud mental. Esto también es aceptable para el pensamiento psicoanalítico ya que, según Freud, una represión completa del Id de esta manera conduce a la utilización de la energía psíquica completa disponible para el ego en esta tarea de represión y por lo tanto deja al Ego ineficaz para tratar con la realidad externa.

El saludable molde intermedio de la vida recomendado por el Buda, que consiste en alinear el pensamiento y la vida en armonía con la realidad, es indudablemente la actividad del Ego, desde un punto de vista freudiano. Dado que, según Freud, la madurez consiste en estar dominado por el principio de la realidad, esta vía intermedia del Buda se alinea con el concepto freudiano de salud mental, que es también la visión generalmente aceptada de todos los psicoterapeutas modernos.


También se reconoce generalmente en la psicoterapia moderna que un sentido adecuado de la realidad o la capacidad de distinguir entre el mundo exterior y el mundo interior de deseos e impulsos es una indicación importante de la salud mental. En una enfermedad mental grave, esta capacidad se considera afectada o totalmente perdida. Este sentido de la realidad está presente en mayor medida en el neurótico y en el psicótico. Sin embargo, los psicólogos modernos admiten que incluso la persona normal no es perfecta en esta capacidad para distinguir la realidad, por lo que está de acuerdo con la posición budista. Un aspecto importante del desarrollo del sentido de la realidad es la capacidad de distinguir entre "yo" y "no-yo", o lo que está bajo el control de uno y lo que no está bajo el control de uno. Freud reconoció [en 1911] que la frustración del Id debido a la impermanencia de los objetos externos es el factor más significativo en el desarrollo del concepto del Yo en el niño y la demarcación de los límites del Yo o la línea que separa el "yo" del 'no yo'.


El psicoterapeuta budista, debe señalarse, no desempeña el papel de un médico en su práctica terapéutica. Su papel es el del maestro. Su técnica de terapia es un proceso de educación. Incluso podríamos llegar a decir que el budismo es una forma de terapia de ego o terapia cognitiva.


A través de la educación, se mejora el sentido de la realidad del paciente. El conflicto entre el Id y el Súper Ego, así como también entre el Id y la realidad, se resuelve a través de la educación del Ego. Esta educación se realiza primero a través de la comunicación verbal mediante el uso de la razón y, en segundo lugar, mediante la práctica de la meditación, donde el paciente, o más correctamente, el alumno, se ayuda a tomar conciencia de su experiencia interna, que se observa como movimientos físicos y tensiones, sentimientos y emociones, y como imágenes y conceptos mentales.


Lo primero que el alumno aprende es que la bondad y la felicidad no se oponen entre sí, porque la bondad es felicidad. Para ponerlo en términos freudianos, la búsqueda del placer del Id no es incorrecto ni malo, pero el verdadero placer no es la sensación placentera, sino la felicidad interna. Esta felicidad interna se logra a través de la relajación y la calma en lugar de a través de la estimulación de los sentidos, la excitación, la tensión y la liberación de la tensión. La felicidad se gana a través de la respuesta de relajación. En otras palabras, el alumno se ilumina acerca de la necesidad de perseguir el objetivo de la calma para satisfacer las tres partes de la personalidad, a saber, Id, Super Ego y Ego. El Id está satisfecho porque la calma es el camino a la felicidad. El Súper Ego, que busca hacer lo que es bueno y correcto, está satisfecho porque la calma es la manera de ser bueno. El Ego está satisfecho porque la calma es la forma realista de ser feliz y bueno y, por lo tanto, la calma es realista. La tranquilidad también ayuda al estudiante a ponerse en contacto con la realidad sin interferencia de los deseos e impulsos. De esta forma, el Ego, que busca ser realista, queda satisfecho. La búsqueda de este objetivo armonizador de la calma que resuelve el conflicto dentro y fuera se llama la Búsqueda Sublime (AriyaPariyesana) y esta forma de vida se llama el Camino Sublime (AriyaMagga) o el Camino Armonioso (SammaMagga). También es el camino de la salud mental (Arogya).


Esta explicación de la enseñanza del Buda en términos de conceptos psicológicos modernos no se hace con el fin de obtener apoyo para la posición budista de la psicología moderna, sino para hacer que la posición budista sea inteligible para la mente moderna familiarizada con los conceptos psicológicos modernos, y para mostrar que La psicoterapia psicológica budista no solo es relevante en el mundo moderno, sino también una contribución constructiva al pensamiento psicoterapéutico moderno.


El primer sermón del Buda, que estamos en el proceso de discusión, introduce el tema de la manera anterior, y procede a discutir el problema básico de la ansiedad, llamado Dukkha. Esta ansiedad, según el Buda, se experimenta en relación con siete situaciones básicas:

1) nacimiento (jātipi)

2) vejez (jarāpi)

3) enfermedad (byādhipi)

4) muerte (maraṇampi)

5) encuentro con personas y circunstancias desagradables (appiyehi sampayogo)

6) separación de personas agradables y circunstancias (piyehi vippayogo)

7) frustración del deseo (yampicchaṃ na labhati tampi)


La totalidad de la ansiedad también se presenta como un agregado (khanda) o cuerpo (kaya). Es la suma total de todos los fenómenos experimentados analizados en cinco agregados que son personalizados, para formar la experiencia del "yo-en-el-mundo". Esta totalidad de cinco veces de fenómenos personalizados se llama “Pancupadanakkhanda”. También se llama Sakkhaya, que significa "cuerpo personalizado". Esto se puede comparar con el concepto de "autoimagen" o "auto-concepto" que se encuentra en la psicología moderna.


Esta "autoimagen" que es el resultado de la personalización de los fenómenos es vista como un paquete de ansiedad por parte del Buda y esta ansiedad se acumula a través del proceso de personalización que resulta en el concepto de "ser uno mismo" [bhava]. Todas las preocupaciones, ansiedades, miedos y sentimientos de inseguridad, que son básicos para la vida, son el resultado de este proceso de personalización (Upadana) y de ser un Yo (bhava). Este proceso de personalización está asociado con la sensación de poder sobre lo personalizado. Por lo tanto, la personalización también se considera como el manejo del poder (vasavatti). Desde este punto de vista, para eliminar la ansiedad básica que subyace a la existencia humana, es necesario despersonalizar (upadananirodha) los cinco fenómenos de la totalidad y eliminar el "concepto del yo". Por lo tanto, el objetivo final del budismo es producir un individuo que esté libre de la experiencia emocional del "yo" interno. Este es el que es perfecto en salud mental y que se llama Arahant, el digno. Aunque rara vez se alcanza este estado final, la salud mental de un individuo se mide de acuerdo con el grado en que el individuo ha perdido su experiencia de sí mismo.


Por Ven. Dr. Madawela Punnaji

Traducido Por Romina Mabel López

Editado Por Sanathavihari LosAngeles

#psicologia #psicoterapia #budismo #psicologo #terapia #budista #meditacion

SOBRE NOSOTROS

Casa de Bhavana fue fundada por el Venerable Los Angeles Sanathavihari con la aspiración de traer las enseñanzas contemplativas del Buddha a la comunidad hispana.

CONTACTO
SUSCRÍBASE PARA
E-MAIL
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Google+ Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2023 by HARMONY. Proudly created with Wix.com